Instituto Dorrego

Declaración de la Asociación Argentina de Investigadores en Historia (AsAIH) sobre el decreto oficial de creación del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano “Manuel Dorrego”

 

La Asociación Argentina de Investigadores en Historia (AsAIH) cree necesario expresar su posición ante las consideraciones que sustentan la creación del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano “Manuel Dorrego” (Boletín Oficial de la República Argentina, decreto 1880/2011 del Poder Ejecutivo Nacional), así como en relación a las competencias de esta nueva institución de carácter estatal para la investigación y difusión históricas.

Se atribuye al mencionado Instituto la función de estudiar y reivindicar la vida y obra de un amplio conjunto de figuras históricas definidas como “los mayores exponentes del ideario nacional, popular, federalista e Iberoamericano” y  la participación de los sectores populares y las mujeres en la historia argentina. Esto se fundamenta en que los mismos “no han recibido el reconocimiento adecuado en un ámbito institucional de carácter académico, acorde con las rigurosas exigencias del saber científico”. El estudio de estos temas estará guiado por una corriente específica de interpretación histórica de la que el Instituto toma su nombre: el revisionismo. Entre las varias competencias del Instituto, se encuentra la colaboración “con instituciones de enseñanza oficiales y privadas para enseñar los objetivos básicos que deben orientar la docencia para un mejor aprovechamiento y comprensión de las acciones y las personalidades de las que se ocupará el Instituto, como, asimismo, el asesoramiento respecto de la fidelidad histórica en todo lo que se relacione con los asuntos de marras”.

Los considerandos del decreto ofrecen un diagnóstico que no toma en cuenta la profusa y variada producción científica reciente sobre los temas históricos a cuyo estudio y difusión se abocará dicho Instituto. Esta producción ha sido el resultado de la labor de historiadores e historiadoras que desarrollan sus actividades de docencia e investigación en departamentos e institutos pertenecientes a universidades nacionales, provinciales y privadas; por investigadores de planta y becarios del CONICET; a través de proyectos de investigación financiados por CONICET, por las propias universidades nacionales y por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, así como por otros organismos nacionales e internacionales de apoyo a la investigación histórica; y por un creciente número de jóvenes historiadores que realizan tesis de maestría y doctorado en el marco de programas de posgrado en todo el país y en el exterior. Como cabe esperar de una comunidad académica tan grande y variada, su producción histórica, lejos de traducir una visión uniforme del pasado como aquella a la que alude el decreto, refleja un amplio abanico de temas, enfoques e interpretaciones. Algunos de estos trabajos recogen elementos de la tradición revisionista, otros de la marxista, otros de la liberal y muchos otros de corrientes historiográficas que no son encuadrables en ninguna de esas tradiciones.

Esta producción se ha difundido a través de diversas colecciones editoriales, revistas académicas especializadas, congresos nacionales e internacionales y también medios masivos de comunicación gráficos y audiovisuales. Cabe destacar que medios con apoyo estatal, como Canal Encuentro, y diversas actividades e iniciativas institucionales generadas a raíz del Bicentenario reflejan los resultados de este quehacer historiográfico. La enseñanza de la historia argentina y latinoamericana impartida en todos los niveles educativos tampoco ha estado ajena a esta renovación. La vinculación entre la historia profesional y las instituciones de enseñanza oficiales y privadas se ha canalizado a través de programas de capacitación docente organizados por las universidades y el Ministerio de Educación, organismos de asesoramiento en cuestiones de desarrollo curricular, libros y materiales pedagógicos de distinto tipo.

Por tal motivo, resulta paradójico que mediante el artículo 3 del decreto de creación del Instituto Manuel Dorrego se le asigne el asesoramiento histórico específico que corresponde a instituciones estatales plurales ya existentes. La vitalidad  de la producción historiográfica reciente y de las ciencias sociales en general  ha sido en gran medida tributaria del fortalecimiento de las instituciones que componen el sistema científico nacional. Durante los últimos años, el Estado ha apoyado de manera sostenida el sistema universitario y científico por representar una herramienta central de promoción del desarrollo económico, inclusión social y convivencia democrática.  No resulta consistente con esa política el impulso a instituciones consagradas a divulgar determinadas líneas de interpretación histórica, como ocurre con el instituto recientemente creado y con otros similares ya existentes.

Por todo lo expuesto, la AsAIH está convencida de que es a través del sistema universitario y científico nacional que se seguirá fomentando la generación de conocimientos históricos amplios, diversos y de altos estándares de rigurosidad académica en sus contenidos y enfoques, así como relevantes en términos de su contribución a los debates públicos.

Buenos Aires, 6 de Diciembre de 2011

 

Asociación Argentina de Investigadores en Historia – AsAIH

 

www.asaih.org – asaihistoria@gmail.com

1 comentario “Instituto Dorrego

  1. Considero que esta apuesta suma, contribuye a la diversidad de visiones, dado la estrechez de la visión academicista en la formación para el acceso a las carreras de investigación, y doctorados, etc. También esta nueva Institución y sus historiadores muchos egresados de Universidades Nacionales junto a actividades con mayor vinculación a los ciudadanos (quienes también somos parte interesada) sumarán su contribución al fomento, conocimiento y debate de nuestra historia y sus distintos enfoques. De lo contrario los ciudadanos de a pié seguiríamos con «la ñata contra el vidrio» como a quien le está vedado el acceso, viendo la falencia investigativa (aunque se hicieron importantes avances) respecto de diversas personalidades de nuestro rico pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *